Paciente de sexo masculino de 15 años de edad acude a la consulta para evaluación integral con el fin de someterse a tratamiento ortodóntico . No refiere sintomatología alguna.

A la apreciación de la radiografía panorámica (Imagen 1) se observa como hallazgo una imagen alteración de la morfología dentaria en la pieza 22 caracterizada por Dens Invaginatus que se extiende hasta en tercio medio radicular (tipo II).

A la evaluación del estudio por tomografía Cone Beam mediante cortes coronales y transaxiales   (Imagen  2 y 3), se aprecia una bifurcación del conducto radicular en tercio cervical y medio, una imagen hipodensa en tercio apical – mesial sugerente de reabsorción radicular externa. Ademas se puede apreciar un proceso osteolítico pari apical – mesial de límites definidos y  un  marcado ensanchamiento del espacio del ligamento periodontal  apical.  

Comentario:

El dens in dente también se denomina diente invaginado, odontoma invagi – nado, odontoma compuesto retardado, inclusión dental o dentoid in dente .

Esta anomalía se caracteriza por la invaginación de tejidos dentarios (esmalte y dentina) hacia el interior del diente.

Las invaginaciones se clasifican en coronarias y radiculares, siendo las primeras mucho más frecuentes.

Las anomalías coronarias se dividen en tres tipos:

Tipo 1. Invaginación limitada a la corona, puede o no existir comunicación con la pulpa.

Tipo 2. Se extiende apicalmente al límite amelocementario, pero no alcanza al ligamento periodontal.

Tipo 3. Se extiende como el tipo 2 más allá del límite amelocementario, pero se comunica con el periodonto lateral o apical. Ello da lugar a una vía de paso de bacterias que compromete la pulpa dental.

Un dens in dente se caracteriza clínicamente por presentar la corona con leves deformaciones, aunque no siempre llega a ser visible, por lo que la mayoría de los casos de invaginación se detectan mediante estudios de imagenología. La necrosis pulpar temprana puede presentarse incluso años después de que el diente ha erupcionado o antes del cierre apical.

La prevalencia de invaginación dental no está establecida en la literatura; sin embargo, los estudios reportan que varía del 0,04 al 10% de todos los pacientes. En orden de frecuencia, los dientes más afectados son los incisivos laterales, seguidos de los incisivos centrales, los premolares, los caninos y los molares.

El tratamiento, en casos sin sintomatología, es sellar la entrada de la invaginación. Si ha habido sintomatología, deberemos no sólo sellar la invaginación, sino realizar además el tratamiento de conductos. Éste no suele ser sencillo, pues el esmalte localizado en el interior de la corona clínica dificulta el tratamiento.

Autor:

CD. Herzon Atoche

R1 Especialidad en Radiología  Bucal y Maxilofacial

Equipo de área de imagenologia de CDI

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú
Vamos al Whatsapp.