Paciente acude a la consulta por localización de pieza supernumeraria en zona anterosuperior.

 A la evaluación radiográfica (Figura 1), se observó un hallazgo en la morfología de la cámara pulpar en pieza 37 y 47, con un aumento en el diámetro de la cámara pulpar, además de una imagen radiopaca, de densidad dentaria, en posición transversal, cercana a la zona apical de pieza 21.

A la evaluación tomográfica, en corte coronal y cortes sagitales (Figura 2) y en reconstrucciones 3D (Figura 3), se aprecia en mayor detalle el aumento de la longitud de la cámara pulpar de piezas 37 y 47. Se observó la pieza supernumeraria (mesiodens) intraósea (Figura 4), localizada a nivel de pieza 21, con su raíz localizada hacia la tabla ósea palatina, cercano a la cortical del conducto nasopalatino, y con su corona orientada hacia la tabla ósea vestibular.     

Comentarios

El término taurodontismo describe a los dientes de forma alargada, término latino tauro (toro) y del griego odonto (diente), por parecerse anatómicamente a los dientes del ganado bovino y otros animales ungulados, en el cual la raíz del tronco se caracteriza por el aumento y el alargamiento de la cámara pulpar con raíces cortas. Suele ser unilateral, bilateral y otras veces múltiples,con afectación en piezas permanentes como deciduas, con mas incidencias en molares (segundos molares específicamente) y en algunos casos en premolares. En general puede estar asociada a alteraciones cromosómicas o desorden autosómico dominante. Malformaciones como amelogénesis imperfecta tipo IV, oligodoncia, displasia dentinaria, hendidura labio-palatina, síndrome de Down y síndrome de Klinefelter, puede reforzar el origen genético de este trastorno de desarrollo. No obstante, el taurodontismo es considerado actualmente como variación anatómica que puede ocurrir en la población normal, sin estar asociado a ningún síndrome. 

Inicialmente, Shaw en 1928, clasificó el taurodontismo de acuerdo con el grado de desplazamiento apical del piso de la cámara pulpar en cianodoncia (normal), hipotaurodontismo (leve,) mesotaurodontismo (moderada) e hipertaurodontismo (severa). Clínicamente, los dientes taurodónticos no tienen características clínicas inusuales. La naturaleza insólita de esta condición es debidamente visualizada en exámenes por medio de imágenes (hallazgos radiográficos). Siendo así, y basado a la imagen radiográfica, en 1978, Shifman y Chanannel propusieron otro método de evaluación para determinar el grado taurodontismo, considerando la altura de la cámara pulpar, midiendo la distancia desde la furca a la unión amelocementaria, que debe ser mayor que 2,25mm.

Autor(es): Dr. Johann Canto M., Dr. Carlos Vigo G., Dr. Luis Díaz A.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú
Vamos al Whatsapp.